The King is Back!!!

Ayer tarde, en la salida dedicada a compras domésticas, algo se cruzo en nuestro camino.

Ahí estaba, solemne, con esas llamaradas plateadas pegadas sobre esas piezas de plástico que a su vez estaban pegadas sobre el plateado capó, y colgando del retrovisor, una bola de cristal de discoteca en miniatura, si señores, The King is back!! Todo el buen gusto del mundo concentrado en un solo vehículo, no es tuning, no, es algo más, no se modifica el vehículo, se decora con todo aquello que a ti te hace feliz, cada pequeño detalle muestra tu personalidad y visto en conjunto es como si fueras tú, es más, es como si el propietario del vehículo estuviera tumbado desnudo en el salpicadero, cada objeto es un pedazo de su alma. Y por qué digo todo esto? Una imagen hará que todos lo entendamos:

Más claro ya?? Esta prodigiosa mente anónima había sido capaz de colocar en un salpicadero:

  • Una Mariquita gigante.
  • Tres ratones.
  • Dos lagartos.
  • Una Araña gigante.
  • Una Langosta verde.
  • Un Angelito.
  • Un Niño Jesus con manta con hilo de oro incluida.
  • Una Tortuga bailona.
  • Un Elemento decorativo con bolas doradas en la unión de la luna y el salpicadero difícil de catalogar.
  • Una Bola de cristal.
  • Unos Dados gigantes.
  • Un Peluche.

Todo se nota que ha sido estudiado, meditado y consultado antes de ser colocado. Cada objeto ocupa su lugar, como si hubiesen sido creados únicamente para ser colocados en ese vehículo y en ese sitio, me emociono sólo con imaginar lo que diría el diseñador, por ejemplo, de la langosta verde al verla ahí colocada, probablemente no diría nada, sólo lloraría de emoción.

Simplemente dar gracias por haber podido apreciar tanta belleza al menos una vez en mi vida. Sólo una duda me corroe, ¿la obra está terminada? no, creo que no, creo que sigue forjándose, espero volver a cruzarme con The King.

Anuncios