Guerra de leches

La lactancia
Este post nace de la indignación, la indignación de tener que explicar y justificar que  le estamos dando el pecho a mi hijo de 5 meses y que hasta los 7 no vayamos a comenzar con la alimentación complementaria.

Me parece increíble que en un país “desarrollado” tenga que defender mi opción de mantener a mi pequeño heredero sólo con la teta cuando miles de millones de billones de estudios avalan nuestra decisión y dice bien poco de la sociedad española el hecho de que criar con leche materna sea lo raro, y la leche artificial sea lo que se considere normal. Pues sí, siempre que hablo con algún amigo de nuestros retoños y sale el tema de la alimentación vienen las caras raras cuando les digo que no estamos dándole nada más que la teta y lo más gracioso es que me cuestionan. En este tiempo me estoy dando cuenta de que nadie de mi entorno está dando o ha dado el pecho como se supone que se debe de dar, la mayoría al mes ya desisten y luego presumen de haber dado teta. Ante todo quiero dejar claro que no critico a los padres que deciden no dar pecho, es una opción muy válida, critico a los que dicen que el bibe es lo mejor y bendicen las virtudes de los biberones nocturnos asesinos que hacen que sus retoños duerman 10 horas del tirón fruto del empacho que les provoca en sus pequeños estómagos. Sin ir más lejos, la semana pasada hablando con un padre primerizo como yo, va y me suelta que su niña de 5 meses duerme muy bien, de 9 de la noche a 9 de la mañana del tirón, y digo yo, no le das con un palo a mitad de noche por si le ha pasado algo?? 12 horas seguidas!!! Llámame loco, pero no lo veo ni medio normal, y ese mismo amigo venga a decirme la cantidad de cosas que come su hija y venga a mandarme fotos de la niña comiendo, eso es lo que me cabrea, que te intentan convencer de que te dejes la teta que ya verás como TÚ vives mejor, y el bebé, bueno, él creemos que también. Se oye/lee a muchos padres pidiendo respeto por haber optado por no dar teta, pero la realidad que yo me encuentro es que son la mayoría y la opción más aceptada en España, y que son precisamente ellos los que ponen mala cara cuando les dices que tú has optado por lactancia materna exclusiva.

Tengo que reconocer el mérito de Consu al dar el pecho ya que es un trabajazo y la sociedad no te lo pone nada fácil, empezando por el gobierno (es como mínimo contradictorio que la recomendación general de las autoridades sanitarias sea lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y el permiso de maternidad sólo dure dieciséis semanas), pero cuando los veo a los dos con la teta tan felices me da un poquitín de envidia, y es que la cara de mi hijo al ver pezón no tiene precio, queda feo decirlo, pero mi crío parece un pequeño yonki poniendo los ojos en blanco al meterse el pezoncete en la boca del gustito que le da.

Pues eso, no vengo a convencer a nadie para que de el pecho, a los estudios me remito, pero lo que si pido es que no me juzguen, que no me miren raro, que no me cuestionen, que nos dejen tranquilos a Consu, a Diego y a mi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s