Lo tuyo es mío, y punto.

Llevo ya tiempo sin pasar por aquí, no hay mucho que contar, todo sigue igual de bien, con las mismas tonterías de siempre y mi baja en modo ON.

Pero sí hay una cosa que me tiene negro, y es la capacidad que tiene la gente de adueñarse de cosas tuyas, y no me refiero a cosas materiales, me refiero a temas muy personales. Y en esa lucha sin sentido me encuentro, justificando ante muuucha gente que respeten mis decisiones, es algo absurdo, más que absurdo es surrealista, pero es con lo que me está tocando lidiar, y no sin consecuencias, todo el personal ofendido y yo encendido.

En fin, tendrá que ser así, pero no lo puedo entender, debería de existir algo muy importante, y más en círculos tan cercanos, como es el respeto, pero por lo visto, eso se gasta poco y abundan los comportamientos tróspidos.

Anuncios

Rincón de Lectura

Ultimamente me ha dado por leer otra vez, y estoy muy contento por ello. En esta ocasión utilizo más sitios aparte de la cama y el sofá y he descubierto que mi terracita del salón es un lugar muy acogedor en esta época del año, y debía haberme dado cuenta antes, porque mi gata Lola pasa largas horas en ella y  era por algo. Ansioso estoy de que florezca el jazmín que tengo plantado para darle un plus a la terracita.

Por cierto, cada vez que ocupo su terracita me deja claro que ese es su sitio.